¿Estás agradecido por lo que tienes en este momento?



¿Cómo crees que sería tu vida si estuvieras agradecido por todo lo que te sucede cada día?

Imagina por un momento que la gratitud es parte natural de tu estado mental.

Probablemente tendrías mejor salud, riqueza, estabilidad y felicidad en tu vida.

Y la siguiente podría ser una posible explicación para que así fuera…

Estar agradecido por algo implica que aprecias su valor, que ves lo bueno en ello. Lo opuesto es estar inconforme con algo a lo que sólo le vemos lo malo y lo inútil que puede ser. De esta manera automáticamente le quitamos cualquier valor que pudiera tener.

En realidad no hay "bueno" ni "malo", todo es relativo y todo lo que percibimos es interpretado por la mente para darle algún sentido de acuerdo con la situación y las experiencias previas.

Debido a que es el pensamiento lo que le quita o le da valor a las cosas, podría decirse que “la mente siempre atrae lo que piensa”, que "los pensamientos son cosas", que “una idea sostenida consistentemente se manifestará inevitablemente en la vida de quien la piensa”.

¿Será esto el resultado de algún tipo de magia metafísica?

Analicemos lo siguiente…

Juan y Roberto fueron despedidos de la misma compañía para la que trabajaban.

Juan esta indignado por lo que "le han hecho". Piensa que no es justo, no lo puede creer, y a pesar de que odiaba su trabajo y no soportaba a su jefe, se siente desesperado y preocupado por haberse quedado sin empleo.

Lejos de sentirse agradecido, el miedo que siente ante la posibilidad de no poder encontrar ningún otro empleo consume toda su energía rápidamente dejándolo paralizado y sin aliento.

Las oportunidades lo rodean y son casi infinitas, pero no puede verlas porque su percepción e interpretación de su realidad no le permiten ver más allá del miedo, injusticia, desempleo y la desesperación.

Roberto por otro lado, ve la misma situación como una gran oportunidad para mejorar su vida y debido a que eso es lo que busca, muy pronto encuentra varias propuestas de trabajo, incluso con un mejor salario del que tenía y con un mejor puesto, por lo que sólo tiene que escoger la más conveniente para él y por todo esto se siente agradecido.

El éxito en la vida no tiene porque ser algo complicado ni extraordinario.

En realidad sólo se requiere de cierta disciplina mental: Entrenar tu mente para que este abierta y receptiva a las nuevas oportunidades que se presentan y para que aprecie las cosas que ya tienes y que puedes usar de inmediato para lograr aún más y mejores resultados cada día.

Todo sucede por una razón, "lo bueno", "lo malo", ó como lo quieras llamar. El reto es encontrar lo valioso en cada experiencia, situación ó evento con el fin de aprovechar al máximo todo lo que se te presente cada día de tu vida. Visto de esta forma tiene sentido estar agradecido por todo.

Uno de los más grandes regalos que se te ha dado es el poder de pensar por tu cuenta. Debes estar agradecido por esto.

¿No crees que ya es tiempo de deshacerte de todo ese condicionamiento social negativo que te hace que adoptes los acuerdos, miedos, ansiedad, limitaciones y actitudes negativas de otros?

¿No crees que ya es tiempo de dejar de intentar vivir la vida de otra gente y de que empieces a vivir la tuya?

Muy poca gente esta verdaderamente dispuesta a eliminar de su vida los acuerdos en los que nunca participo pero que ha aceptado como si fueran suyos desde su niñez sin jamás cuestionarlos.

La mayoría de las personas viven su vida como sonámbulos, quejándose cada día de las circunstancias en las que viven, pensando sólo en lo que les disgusta, en lo que no quieren, y buscando constantemente a quién echarle la culpa de su situación. Como resultado lógico terminan viviendo vidas mediocres, miserables e improductivas hasta la muerte y así no es posible estar agradecido.

Todos nosotros tenemos el poder de controlar la manera en la que interpretamos las experiencias de nuestras vidas. ¿Qué tan frecuentemente usas ese poder? ¿Estás consciente de que tienes ese poder?.

La mayoría de las personas enfocan casi toda su energía en las cosas que no pueden controlar y se olvidan de las cosas que sí dependen de ellos.

Déjame contarte una historia que muestra el poder que la mente humana tiene para filtrar e interpretar las experiencias de la vida... Victor-Frankl

Victor Frankl fué un neurólogo y psiquiatra que nació en Viena en una familia de origen judío y que durante la segunda guerra mundial se encontró a sí mismo atrapado en un tren rumbo hacia Auschwitz, uno de los campos de concentración de los Nazis, donde 6 millones de personas fueron torturadas y asesinadas en las cámaras de gas.

Al llegar él fue parte del 5% que no fueron ejecutados inmediatamente.

Este "afortunado" porcentaje fue reservado para hacer trabajos especiales en el interior del campo de concentración. Frankl fue tatuado ese día con el número 119,104, esa era su nueva identidad.

A la mañana siguiente, justo antes de salir a someterse a trabajos forzados, vió como su mejor amigo era incinerado enfrente de las cámaras de gas (Después de la guerra se enteró de que ese mismo día su esposa también estaba en la pila de incineración).

Las condiciones eran tan deplorables en el campo de concentración que los prisioneros usualmente vivían sólo unos cuantos meses...

Imagina sólo por un instante como sería si tú también pasaras por lo que Frankl tuvo que pasar:

Imagina...

■ Ser golpeado constantemente por los guardias de la SS...

■ Tener que cavar trincheras en la nieve con vientos helados, vestido sólo con harapos y zapatos húmedos arrancados de los cadáveres de los prisioneros muertos.

■ No poder dormir más que unas horas al día debido a las molestias causadas por los parásitos intestinales, los piojos y las condiciones insalubres de las pequeñas cabañas donde los prisioneros eran arrojados al piso y empacados como sardinas para vivir el resto de sus vidas en su propia suciedad...

■ Subsistir a pan y agua, mientras tu cuerpo lenta pero inevitablemente se devora a sí mismo.

■ Ver constantemente como los prisioneros toman las "pertenencias" de los recién muertos, mientras otros buscan sobras de comida en el piso.

El sufrimiento de los moribundos y la muerte se volvió tan común para Frankl que muy pronto se unió a sus compañeros prisioneros en un tipo de muerte emocional. El disgusto, el horror, la lástima, la compasión y las demás emociones desaparecieron por completo en cuestión de días.

¿Que nuevas perspectivas podrías agregarle a esta situación? ¿De que forma podrías encontrarle el lado positivo a tal experiencia, donde no hay esperanza, ni posibilidad de escapar del dolor, a menos que te mueras? ¿Crees que podrías estar agradecido por todo eso?

Frankl escribió en sus propias palabras: “El prisionero que perdía la fé en el futuro, en SU futuro, estaba perdido. Sin la creencia de un futuro posible, perdía su espíritu: se abandonaba a sí mismo y caía presa del deterioro físico y mental”.

"Usualmente esto sucedía de repente, se manifestaba en forma de una crisis con síntomas que ya eran muy familiares para nosotros. El prisionero se negaba a vestirse, a bañarse y a salir. Los golpes, las amenazas y el abuso ya no tenían ningún efecto sobre él. Sólo se quedaba en el piso, sin moverse".

"Simplemente se daba por vencido. Allí se quedaba, sobre su propia suciedad y ya nada lo movía."

¿Cómo sobrevivió Frankl?...

Frankl evitó este destino fatal al encontrarle un significado diferente a lo que estaba viviendo. Se imaginaba a sí mismo en un podio bien iluminado, acogedor y tibio, dirigiéndose a una audiencia atenta, miles de personas sentadas cómodamente en sus sillas escuchaban cada palabra que él decía. Estaba dando una conferencia sobre la psicología humana y sobre lo que aprendió en los campos de concentración.

Frankl usó el poder de su mente para convertirse en un observador objetivo, viendo todo lo que sucedía a su alrededor desde un punto de vista científico, como si ya hubiera pasado todo y sintiendose agradecido por la experiencia y el aprendizaje obtenido.

Él, y sus experiencias en los campos de la muerte, se convirtieron en un interesante estudio psico-científico. Usando este "desapego" sobrevivió por tres interminables años, mientras que cientos de prisioneros, uno por uno, renunciaban a la vida y morían a su alrededor en las peores condiciones que uno pueda imaginar.

Ahora te pregunto, si Frankl fue capaz de hacer limonada con los limones que le dio la vida, en condiciones insoportables...

¿Qué eres capaz de hacer tú?

¿Crees que eres capaz de encontrar al menos una manera de estar agradecido por todos los problemas y complicaciones que tienes en tu vida y que si los comparas con lo que enfrentó Frankl, parecen insignificantes?

¿Serás capaz de convertir toda la miseria de tu vida en al menos una ventaja?

Después de la guerra, Victor Frankl estuvo escribiendo por 9 días seguidos, todo lo que había descubierto a través de su experiencia en los campos de concentración, y publicó un libro llamado "El hombre en busca de sentido". El cual ha sido traducido en 19 idiomas, y ha sido reimpreso más de 73 veces, se han vendido casi dos y medio millones de copias solamente en los E.U.

La nueva vista de Frankl en los campos de la muerte abrió una nueva rama en la psicoterapia que se ha convertido en la "Logoterapia".

Esta nueva perspectiva ha ayudado a millones de personas a darle un nuevo sentido a sus vidas y a estar agradecidos por todo lo que viven, por todas y cada una de sus experiencias.

En pocas palabras, mientras que la psicoterapia tradicional se enfoca en el pasado, intentando encontrar memorias reprimidas que causan sufrimiento al paciente, para luego tratar de resolverlas, la logoterapia ayuda al paciente a enfocarse en encontrarle un sentido ó significado a su vida futura.

Frankl creía que la búsqueda de sentido es la más fuerte motivación que una persona puede tener y que sobrepasa lo instintivo y lo racional.

Lo que le salvó la vida a Frankl fué entender que no importa lo que esperamos de la vida, sino lo que la vida espera de nosotros... y que cuando el hombre entiende que el sufrimiento es parte de estar vivo, es capaz de aceptarlo como tal y de estar agradecido de su habilidad para darle un nuevo sentido no sólo al sufrimiento, sino a la vida misma.

Viktor Frankl Victor Frankl murió en el ´97, a los 92 años.

De acuerdo con los descubrimientos de Frankl, la fuerza central que motiva al ser humano es: La Búsqueda De Sentido.

En una sociedad con un vacío existencial cada vez más profundo, caracterizado por el aburrimiento y la indiferencia, está surgiendo en cada vez más personas esa añoranza, ese anhelo interno de darle un sentido más personal a su existencia y de estar agradecidos por la experiencia única de estar vivos.

Regresar a artículos de interés

Regresar a inicio