DOMINIO Y ALOJAMIENTO WEB



Ahora hablaremos del nombre de dominio.

Como emprendedor sé que has asimilado las estrategias y puesto en práctica los ejercicios y sugerencias de los capítulos que hemos visto.

En el capítulo anterior terminamos con el asunto de la palabra clave principal que se alojará en la página de inicio o home page. También encontramos algunas palabras clave secundarias importantes, relacionadas con el tema principal y con las que podrás construir otras páginas.

Llegó el momento de elegir el nombre de tu dominio en Internet. Pero primero definamos algunos términos importantes. Para poder publicar un sitio web, es imprescindible que esté alojado en un servidor o hosting.

Un servidor es una computadora como la tuya pero con un sistema operativo especial y más capacidad, suele ser Linux o Windows en edición especial para servidores. El servidor tiene que estar siempre encendido y conectado a Internet. De lo contrario, los sitios web dejarían de estar disponibles.

Existen empresas que cuentan con sus propios servidores. Sin embargo, la mayoría de los usuarios subcontratan este servicio con una compañía de alojamiento web que cobra por este servicio mensual o anualmente. Actualmente el costo por este servicio es muy accesible, oscila entre los tres y cinco dólares al mes si el requerimiento es básico, un requerimiento mayor incrementa el costo pero jamás rebasará el costo de una renta de un local comercial.

Los usuarios de Internet se conectan a tu página alojada en un servidor de manera similar como lo hace una conexión telefónica. Si tus amigos quieren hablar contigo, deberán marcar tu número telefónico. Si quieren ver tu página web, deberán “marcar” a tu número de IP (Internet Protocol).

Es un número que tiene un formato como este: http://xxx.xx.xxx.xx (las “x” corresponden a números). Las direcciones IP son concedidas por un organismo que se llama ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), por sus siglas en inglés.

Con el número IP tambien puedes accesar a una página web; lo colocas en lugar del nombre que sigue al www. Este sistema no es muy cómodo, ya que habría que aprenderse los números IP en lugar de los nombres.

El sistema DNS (Domain Name System), por sus siglas en inglés, se estableció para asignar los nombres y poder escribir: http//:www.cocina-mexicana.com, en lugar del número IP que corresponde a esta página.

El dominio y el alojamiento web no son dependientes, es decir, puedes cambiar de proveedor de alojamiento y llevarte el nombre de contigo.

Aclarados estos conceptos, demos un paso muy creativo. Nombra a tu dominio.

Te proporciono los siguientes tips para que hagas una buena selección:

• Elige un nombre que contenga tu palabra clave principal. Puede contener otras palabras, pero asegúrate de incluir tu palabra principal.

• No elijas un nombre muy largo ya que a los visitantes les costará más recordarlo. Cuatro palabras es lo óptimo, pero de preferencia que sea más corto.

• Puedes utilizar guiones. www.negocios-en-internet.com será más fácil de leer que: www.negocioseninternet.com. Por otra parte debes tomar en cuenta la siguiente información: Existen varias terminaciones de dominios con el propósito de dar una idea sobre el tipo de actividad o localización de un sitio web.

Es decir: .com: Orientación comercial.
.net: Dirigido a empresas tecnológicas y relacionadas con Internet.
.org: para ONGs y organismos sin fines de lucro.
.info: Páginas de información sin fines de lucro.
.edu: Dominios de escuelas y organismos educativos.
.biz: Webs comerciales (similar al .com).
Dominios regionales o locales (.eu, .cl, .es, .ar .us, mx, etcétera.) registrados para países y zonas. .ws: Alternativos al .com

Hoy en día quedan menos nombres disponibles por tanto la relación entre una terminación determinada y la naturaleza de las páginas web se ha vuelto aleatoria. Así, los primeros cuatro tipos se usan de manera indistinta para webs comerciales y no comerciales.

Lo óptimo sería que reservarás un “.com” porque es la extensión más popular. Si no está disponible, puedes tomar un “.net” o un “.org”.

Tampoco conviene poner tu nombre o el de tu empresa porque si ésta no es conocida, nadie la buscará. Además de que no informas a los usuarios y a los motores de búsqueda qué tema maneja tu website.

Existen muchos sitios de alojamiento web, para encontrarlos teclea en el buscador de Google “registro de dominios” o “alojamiento web” (en inglés puedes teclear “check domain name”) y encontrarás muchas alternativas.

En estas páginas puedes comprobar si está libre el nombre que elegiste para tu dominio. Teclea el nombre sobre el cuadro de la herramienta gratuita y verifícalo. En caso de no estarlo, te sugerirá otras opciones.

No tiene caso que pagues a una empresa para registrar tu dominio, porque la mayoría de las compañías de alojamiento te regalan el nombre o nombres de tu sitio junto con la suscripción.

Por lo anterior asegúrate de leer las FAQ (Frequently Asked Questions o preguntas frecuentes) y las condiciones del proveedor, para confirmar que el nombre será tuyo y de que te lo podrás llevar cuando quieras. Si no es así estarás atado de por vida a tu proveedor de alojamiento web y en el caso de querer moverte a otro hosting perderás tu dominio.

Continuar con hosting o alojamiento