Emprender Reafirmando Ideas y Perfiles



Tú como emprendedor sabes que quien desee emprender y poner en marcha una empresa o negocio, debe contar con las capacidades y/o cualidades que conforman el perfil de una persona emprendedora que logra resultados, las más relevantes son:

- AUTOCONFIANZA
- CREATIVIDAD
- ORIENTACIÓN AL LOGRO
- CAPACIDAD DE ASUMIR RIESGOS Y AFRONTARLOS
- EXPECTATIVAS DE CONTROL
- TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN
- ORIENTACIÓN COMERCIAL

No es posible que un individuo alcance un nivel de desarrollo perfecto que englobe todas las capacidades y/o cualidades emprendedoras. Para no caer en perfeccionismos inútiles solo diremos que existen capacidades emprendedoras que son la base de tu desarrollo, asimismo son base y fundamento de otras habilidades, por ello son consideradas Capacidades Clave. Vamos a repasarlas.

Autoconfianza

Es la cualidad de un individuo para creer en sí mismo. Te otorga la capacidad de conseguir tus metas personales. Deberás tener confianza absoluta en que lograrás tu objetivo. Tomarás decisiones sin miedo, no obstante que éstas pudieran ser erróneas o arrojen resultados inesperados. El miedo se cura con la acción y el conocimiento.

Creatividad

El mundo se transformado gracias a la creatividad, es un elemento básico para la vida y la supervivencia. Es una de las estrategias fundamentales de la evolución natural. Todos nacemos con una capacidad creativa que al igual que todas las habilidades intelectuales puede ser aprendida, mejorada y desarrollada, lo cual implica el rompimiento de paradigmas, patrones obsoletos, y el pensar y observar los problemas desde nuevas perspectivas.

Como emprendedor deberás incrementar tu capacidad para resolver problemas y enfrentar situaciones nuevas a través de respuestas originales e innovadoras con el fin de agregarte valor a ti mismo y al mundo.

Orientación al Logro

Es la Persistencia para conseguir metas y objetivos personales, en este caso, emprender un negocio. Deberás saber a dónde quieres llegar y tener disposición para realizar las acciones necesarias hasta lograrlo. Esta capacidad se relaciona con otras como la voluntad de finalizar las tareas que se empezaron, también con la energía y el entusiasmo necesarios para conseguir tus metas.

Asumir Riesgos

Deberás estar dispuesto a enfrentar situaciones que impliquen incertidumbre o riesgo potencial. Asumirás riesgos, pero éstos deben ser calculados.

Como has de saber, el proceso de creación de una empresa no se acomete de manera aleatoria, no se deja a la suerte. Analizarás el entorno, encontrarás una necesidad o deseo a cubrir y de acuerdo con esto diseñarás un producto o servicio, analizarás la viabilidad de tu negocio y definirás los resultados que quieres obtener. Calcularás los riesgos de cada decisión que tomes y, por supuesto, evitarás los que sean innecesarios.

Control

Es la capacidad de la persona emprendedora para asumir la responsabilidad de sus propias acciones y las de su equipo de trabajo. En ocasiones, la persona puede culpar de sus propias decisiones a otros individuos o circunstancias, porque su expectativa de control es externa e irreal, es decir, considera que el resultado de sus acciones se debe a la suerte o a sucesos externos no relacionadas con su conducta.

Es necesario que tu control sea interno, que asumas la independencia de tus acciones con respecto al entorno y que aceptes la relación entre tu conducta y los resultados obtenidos. Este tipo de control solo es posible a través del conocimiento de uno mismo.

Tolerancia a la Frustración

Es la capacidad de mantener una conducta enfocada en los resultados, no obstante las dificultades o retrasos a los que haya que enfrentarse. Esta garantizado que el emprendedor se enfrentará a retrasos, dificultades o imprevistos que llevan fácilmente a una persona promedio al desengaño y al fracaso. Habrá situaciones en que no todo saldrá como lo planeaste, te tropezarás varias veces antes de aprender. Como sabes para tener éxito deberás afrontar los obstáculos y perseverar.

Orientación Comercial

Es tu capacidad de comunicarte para obtener información y aplicarla con el fin de lograr tus metas o para generar relaciones de colaboración o asociaciones.

Las habilidades o competencias vinculadas con esta capacidad son de comunicación interpersonal, negociación y venta. La persona emprendedora interactúa. El desarrollo de su proyecto, su puesta en marcha, su crecimiento y éxito dependerán de las relaciones que establezca en diferentes ámbitos. Deberás tener facilidad para las relaciones personales, para comunicarte y para negociar. Deberás tener habilidades para vender y una fuerte vocación de servicio.

Es conveniente que recuerdes que, a pesar de las cualidades y capacidades que tengas, existen actitudes negativas que frenan la actividad emprendedora: algunas están dadas por el entorno familiar o social y otras son de carácter inconsciente. Es preciso eliminar los frenos que se contraponen a tus capacidades emprendedoras para que no limiten la acción de implementar tu propio negocio.

• La idea de que vas a crear tu propia empresa debe generarte el entusiasmo suficiente para no fallar en tu compromiso y disposición para desempeñar un trabajo intenso y bien planeado.

• Deberás contar con recursos económicos suficientes para invertir hasta que el negocio funcione y produzca los resultados esperados, esto no significa que deberás tener cientos de miles, algunos negocios pueden iniciarse con muy poco pero no olvidemos que No existe emprendimiento sin inversión de tiempo, dinero y esfuerzo.

• Al poner en marcha tu propio negocio generarás riqueza, crearás puestos de trabajo, te convertirás automáticamente en tu propio jefe, por tanto tendrás libertad de tiempo, de acción y prestigio.

Mitos de la actitud emprendedora