Como implementar tu idea de Negocio



Te ha resultado muy atractiva la idea de implementar un negocio por Internet y has mostrado interés para dedicarte de lleno al tema.

Quiero retribuirte con mi compromiso de aportar más ideas a través de este mini-curso. En este capítulo te daré más herramientas para implementar y obtener resultados eficaces en tu nuevo emprendimiento.

Tener una idea de negocio es tu principal premisa y no debes flaquear al respecto. Elije un tema que te guste y apasione, que te atraiga y divierta para implementar, por que tendrás que escribir sobre ese tema en tu sitio web.

Este tema será el cimiento para la creación de tu negocio Online; tendrá que ser genuino y apegarse a tu personalidad e intereses, ya que pasarán meses de aprendizaje y trabajo intenso antes de que comiences a ver los resultados que te motivarán a seguir.

Establecer un negocio rentable en Internet requiere de preparación, tiempo y esfuerzo. Por eso es indispensable que el tema de tu website sea sobre lo que te apasione, de lo contrario se convertirá en una carga y abandonarás el proyecto antes de implementar nada, todos tenemos una tendencia natural a evitar el dolor o complicación y a buscar el placer o diversión, si tu emprendimiento te causa placer te garantizo que será un éxito si no te garantizo que será un fracaso.

Empecemos con la temática de tu sitio. No olvides que ante todo seremos proveedores de información, no vendedores.

¡Entonces empecemos! toma una libreta y escribe todo lo que se te vaya ocurriendo. Llévala contigo porque en cualquier momento pueden surgir las ideas y si no las escribes las olvidarás y se habrán perdido. Tómate el tiempo necesario ya sean unos días o semanas.

Contesta: ¿Sobre qué temas podrías escribir? ¿Qué te apasiona o podría apasionar? ¿Tienes alguna afición, algún hobby, algo que te guste hacer? ¿Es algo que podría interesar a otros? ¿Podrías escribir páginas web sobre alguno de estos temas? ¿Tienes alguna habilidad especial? ¿Algo que se te dé especialmente bien? ¿Amplios conocimientos en alguna materia? ¿Experiencia profesional? ¿Has pasado por circunstancias especiales que no todo el mundo ha vivido?, etc.

Como emprendedor seguramente responderás a estas preguntas y encontrarás el tema ideal para implentar.

Ejemplo:

Una mamá que ha estado en casa alimentando adecuadamente a su familia? ¿Sobre qué podría escribir? ¡Pues sobre lo que más sabe! ¡Cómo alimentar nutritivamente a la familia! Imagina a todas esas madres que están llenas de dudas, miedos y preguntas sobre cómo deben alimentar adecuadamente a sus hijos.

¿No sería estupendo contar con el consejo de otra mamá que ya pasó por lo mismo? ¿Sus artículos y consejos no podrían tranquilizarlas y ayudarlas a enfrentar mejor su tarea como amas de casa? Seguro que más de una buscaría esa información en Internet.

Aplica estos razonamientos para desarrollar tu idea, mírate como si fueras otra persona. ¿Cómo te ves?

Pregunta a familiares y amigos. Es probable que ellos tengan más claro cuáles son tus habilidades o talentos y que es lo que más les llama la atención de ti.

Otra opción es pensar en problemas que tienes en el trabajo, en casa o en cualquier otro lugar. Podrías encontrar soluciones a esos problemas y podrías ofrecerlas por Internet.

Si no surgen ideas, lee libros, publicaciones, mira la televisión, navega por la web, consulta foros de discusión en busca de ideas frescas, asimila información y luego escribe.

Una vez que tengas completa tu lista de ideas, deja pasar unos días, luego repásalas para que evalúes si siguen siendo viables como negocio.

No olvides ofrecer buena información y buenos contenidos para que tus clientes potenciales estén receptivos a la hora de tomar tus sugerencias comerciales.

También debes preguntarte si los temas que has elegido te ofrecen posibilidades para implementar tu negocio, si existen empresas interesadas en hacer publicidad sobre el tema, si hay tiendas en Internet que vendan productos o servicios relacionados y con las que podrías afiliarte o si tienes alguna opción para desarrollar un producto propio que tenga mercado.

Por ejemplo. ¿Qué posibilidades tiene el website de una madre? Podría promocionar alimentos infantiles, biberones, esterilizadores, termómetros, ropa, juguetes, asientos de seguridad para el coche, libros sobre la educación de los niños. Podría recomendar domicilios de pediatras, homeópatas (por medio de una comisión), anunciar servicios de guarderías, escuelas particulares, Web madre etcétera.

Un punto clave a considerar es cuántas fuentes de ingresos te pueden ofrecer cada una de las opciones. Cuantas más, mejor.

No es bueno poner todos los huevos en una canasta. Tendrás más posibilidades de éxito si tienes más de una fuente de ingresos.

Una pequeña tienda con artículos propios con algo de publicidad y links de afiliado a productos referidos podría ser una buena combinación para empezar.

Quédate con las dos o tres mejores ideas. Seguiremos trabajando con ellas para implementar la mejor.

LOCALIZANDO TU NICHO DE MERCADO